El porqué de los nombres de las colecciones de SWIM AGAINST®

Hoy te voy a hablar del por qué de los nombres de las colecciones de SWIM AGAINST®. Es verdad que se le pone mucho sentido y propósito al nombre de todas nuestras colecciones y prendas. No es algo fortuito ni baladí.

Cada Colección tiene su nombre y a partir de aquí sus diseños representan simbólicamente otras historias que contar. Hoy particularmente, te voy hablar del porqué del nombre de las dos primeras colecciones.

La primera fue Fukushima, y ¿cómo se me ocurrió ese nombre? Pues porque el principal objetivo era dar visibilidad alguna catástrofe medioambiental que hubiera sido causada por el ser humano, y por consecuencia evitable.

Seguramente algo te suena, pero te refresco la memoria. Fukushima es una Ciudad Japonesa dónde en 2011 hubo un accidente Nuclear, el cual fue desencadenado por un Terremoto, y éste generó después un Tsunami.

El principal problema fue la localización inicial de la central nuclear, la cual se construyó en una zona costera expuesta a los incontrolables movimientos sísmicos de las fallas geológicas de la región, algo que se sabía desde el inicio.

En total la catástrofe se cobró 1200 vidas y a nivel medioambiental hubo una emisión de gases radioactivos, elementos volátiles y líquidos, en especial hacia la costa oceánica. El cesio liberado se dispersó rápidamente por el océano dado que es muy soluble en el agua.

Esto hizo que los niveles de cesio-137 tras el accidente fuera decenas de millones más elevado. Afectando directamente a toda la fauna y flora marina de la zona. Aun a día de hoy hay más de 100.000 evacuados del área de Fukushima y sigue habiendo fugas radioactivas.

¿Y la segunda colección de qué va? Pues se llama Mar de Aral y ahora mismo te cuento la historia.

El Mar de Aral fue un lago o mar interior situado entre Kazajistán al norte y Uzbekistán al sur, en Asia Central. Antiguamente, se conocía como uno de los cuatro lagos más grandes del mundo, con una superficie de 68.000 km2. ¿Y qué sucedió con este lago?
Pues que en solo 50 años se ha convertido en un desierto.

Durante miles de años tuvo como afluentes dos grandes ríos, el Amu Daria y el Sir Daria, los cuales mantenían su balance de agua. Pero en los años 20 del siglo pasado el Gobierno soviético decidió desarrollar plantaciones de algodón en las repúblicas de Asia Central.

El clima árido no favorecía el cultivo de la planta y por lo tanto se decidió excavar, miles de kilómetros de canales de riego por los cuales las aguas del Amu Daria y el Sir Daria se dirigían al desierto. En los años 60 decidieron construir aún más canales lo que desembocó a una sequía del Mar de Aral de forma definitiva.

Esta historia refleja claramente como afecta a nivel socio económico y medioambiental la mala gestión de los recursos naturales por parte del ser humano, y cómo esto puede acabar en catástrofe.

Ahora que ya sabes el porqué de estos dos nombres, quiero dejar constancia de la importancia de dar visibilidad a las catástrofes del pasado para aprender de ellas y no cometer los mismos errores en el futuro.

Es necesario tomar consciencia, y ver cómo por no prestar la atención necesaria a las evidencias que nos da la naturaleza, nos conlleva a acabarla destruyendo sin vuelta atrás. Al final la conclusión que saco de esto es que es necesario el progreso humano, pero sin que en el camino destruya todo lo que encuentra a su paso.

Por eso debemos contribuir con cada granito de arena que esté en nuestras manos, mostrando respeto en todo momento por el planeta tierra.

Cerrar

Sign in

Cerrar

Carrito (0)

El carrito esta vacio. No hay productos en el carrito.



Language